BPC vs BPM

Business Process Control vs Business Process Management


Business Process Management (BPM) es un enfoque sistemático para automatizar procesos de negocios de las organizaciones, a través de la colaboración entre las áreas de Administración y Tecnologías de la Información.

Business Process Control (BPC) es una metodología para controlar procesos de negocios en las organizaciones.

La diferencia entre automatizar y controlar es grande, porque el automatizar implica definir claramente todas las variables y reglas de negocio necesarias para que funcione el proceso, automatizar es como programar, si falta una variable en el código, el programa no corre, en cambio, el control de procesos implica sólo estar vigilando que los puntos claves de un proceso se efectúen, sin reglas de negocio complejas.

Otra diferencia radica en la interoperabilidad, los BPMs por su concepción proponen múltiples conexiones directas con otras aplicaciones normalmente mediante Arquitectura orientada a servicios (SOA), y por otro lado, un BPC propone conexiones puntuales principalmente con el objetivo de evitar la doble captura de datos.

Los BPMs requieren para su implementación del diseño de un diagrama de flujo detallado preferentemente bajo la nomenclatura BPMN, y los BPCs sólo requieren la definición de los puntos claves de control, agrupados por fases operativas.

Por otro lado, los BPMs para el manejo de documentos digitales requieren conectarse con otras herramientas que realicen esta función como los Gestores de contenido corporativo (ECMs), y un BPC está integrado de forma natural con un ECM. En otras palabras un BPM tiene una naturaleza transaccional y un BPC tiene una visión de gestión de evidencias estandarizadas.

Se requiere un BPM cuando:

  • El proceso es complejo.
  • Se quiere que las personas no tomen decisiones, y en consecuencia, solo puedan hacer lo que está programado en el BPM.
  • El proceso es tan importante que para su automatización pueden dedicar varios meses o incluso años en su implementación, y se tienen suficientes recursos económicos para financiar servicios profesionales por ese tiempo.
  • Es imperante conectarse con múltiples aplicaciones de la empresa.
  • Se está consciente que por su complejidad de implementación, su uso se restringirá sólo a algunos macro-procesos clave.

Se requiere un BPC cuando:

  • Los procesos son estructurados y cuentan con un inicio y fin claros, y existe un nivel de avance lógico.
  • Las personas a cargo del proceso son capaces de tomar decisiones.
  • Se buscan tiempos de respuesta muy rápidos, desde un par de días hasta algunas semanas.
  • Se requiere extender el uso del control de procesos administrativos hacia todas las áreas de la organización.




¿Desea averiguar cómo le podemos apoyar?

Solicite una Demo